ALBERTO MOTTESI: TRIUNFANTES EN LA ADVERSIDAD

Por Alberto H. Mottesi

EL DIARIO CRISTIANO DIGITAL
http://www.eldiariocristiano.com/
LÍDER EN NOTICIAS CRISTIANAS

Rocío estaba sentada, con su mirada perdida, mirando a través de la ventana de la cocina. Muy metida dentro de sus pensamientos, ella no podía ver la belleza soleada de aquella mañana de invierno. El cielo se había vestido de un color azul intenso, y las montañas, para no quedarse atrás, también lucían imponente.

¡Pero a Rocío no le interesaban ni los cielos, ni las montañas, ni los colores! Esa mañana José le había dicho que quería divorciarse de ella. Su amor, su respeto y sus esperanzas se habían esfumado en los brazos de otra mujer…

Rocío había pasado por grandes adversidades, pero ninguna como esa. De pronto volvió la cara y miro hacia la pared de su cocina. Allí había un calendario cuyas páginas nunca habían sido arrancadas. Se acercó y leyó una frase escrita por André Gide que decía: “Yo le debo mucho a mis amigos; pero cuando considero toda mi vida, me hace estremecer el hecho de que yo le debo más a mis enemigos. La persona real, salta con fuerza a la vida bajo la presión de una espina, más que la de una caricia”.

Aquella lectura fue como una catapulta que lanzó a Rocío a pelear una batalla constante, sabia y aguerrida para rescatar lo que era suyo: el amor de José, su esposo. Inmediatamente se fue a su recámara y sacó y desempolvó una vieja Biblia que le había regalado su abuelita. Abrió donde la cinta de marcar las páginas señalaba, y leyó: “A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”. Captó el mensaje leído: “a los que aman a Dios…”. Allí mismo ella se dio cuenta de que había usado a Dios cuando ella tenía problemas o crisis, pero no tenía una relación de amor con Dios; dobló sus rodillas y comenzó, en sus palabras, a hablar con el Señor…

No pasó mucho tiempo, sin que un cambio radical se operó en la vida de Rocío. José lo notó, y él mismo comenzó a tratar con el Dios de su esposa, y el milagro se hizo; en medio de la adversidad, el matrimonio se salvó, se restauró y se consagró al servicio de Jesucristo.

Estimos amigo, amiga, quizá tú estés pasando por dificultades parecidas o peores. Yo te garantizo, que si igual que Rocío abres tu corazón, y le das lugar a Jesucristo como tu Señor y tu Salvador, Él mismo vendrá a hacerse cargo de tus necesidades y dolores. Los triunfos de Dios se obtienen en medio de dolor y la adversidad. Así le pasó a Jesús.

Y hay algo importante que quiero dejar en tu corazón: no importa la belleza, el atractivo de otros intereses fuera del matrimonio. Después de tu Creador y Dios, nada tan importante como tu familia. Batalla para salvar tu hogar. El Señor Jesucristo, te ayudará.

EL DIARIO CRISTIANO DIGITAL
http://www.eldiariocristiano.com/
LÍDER EN NOTICIAS CRISTIANAS
http://www.eldiariocristiano.com/

BÚSCANOS EN FACEBOOK Y TWITTER
http://www.facebook.com/ELDIARIOCRISTIANO.DIGITAL
http://twitter.com/DIARIOCRISTIANO

Anuncios