2013: UN AÑO PARA PLANEAR


“UN AÑO PARA PLANEAR”
Por Alberto H. Mottesi
“Enséñanos de tal modo a contar nuestro días, que traigamos al corazón sabiduría”. Salmo 90:12
Mi amigo y amiga, quiero comentar acerca del año nuevo y de las distintas impresiones que esa fecha mágica nos causa.  El tránsito de un año a otro, siempre nos provoca hondos sentimientos y graves impresiones.  Nunca como en la noche del 31 de diciembre, sentimos la realidad del paso del tiempo.
El año viejo se hunde en el incobrable mar de los ayeres.  El año nuevo se abre como una posibilidad, como una esperanza.  Hacemos muchos planes y tomamos muchas decisiones.  Concebimos rosadas esperanzas y sinceramente decimos: “¡Feliz Año Nuevo!”, pero entramos al año nuevo con un corazón viejo y con un alma gastada, y con una mente petrificada en ideas y conceptos que nos han hecho fracasar en el año viejo.
El año nuevo puede presentarse ante nosotros como un vasto mercado donde habremos de luchar y pelear duro para vencer a los opositores y competidores.  Hay millones de personas que desean obtener las mismas cosas que nosotros y ellos están dispuestos a pisotearnos si caemos.  La lucha del año se parece a la lucha en un mercado.
O, el año nuevo también puede presentársenos como un gran laboratorio, donde seguiremos estudiando el misterio de la vida.  ¡La vida es tan misteriosa!  ¡Tiene tantos enigmas y secretos que todavía no comprendemos!  Y para los que tienen un espíritu curioso e investigador, el año nuevo puede parecer un laboratorio para estudiar personas y sucesos.
Sea que el año parezca un mercado, o parezca un laboratorio, o parezca un campo de batalla, siempre necesitamos hacer planes precisos y sabios.  Porque sin planos y planes no es posible construir, ni edificar, ni producir nada bien hecho.  Y además de planes para la vida, necesitamos un Maestro, un Guía, un Director General con sabiduría y autoridad, para que esos planes no fracasen.
Y ese Maestro, Guía y Director General que se nos ofrece es JESUCRISTO, el Maestro Supremo de la vida, el Director perfecto de todos los planes, el Salvador y Redentor.  No es posible aventurarse por la vida sin Cristo; se arriesga demasiado.  ¡Hagamos de Cristo, el Dios hecho hombre, el Dios único, eterno y viviente, nuestro Maestro y ejemplo para el año nuevo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s