TODO COMENZÓ CON UN SUEÑO: LOS 34 AÑOS DE LA FRÁTER EN LABIOS DEL DR. JORGE H. LÓPEZ

El Diario Cristiano / http://www.eldiariocristiano.com 

Todo comenzó con un sueño. Estamos en este mes celebrando nuestro 34 Aniversario de fundación. Dios nos permitió poner en práctica lo que años después escribió el famoso Stephen R. Covey, el escritor del libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Habla sobre la primera y la segunda creación. Argumenta que todo lo que hoy conocemos como una realidad, tiene dos creaciones, la mental y la real, la que se crea en el mundo real con disciplina y con esfuerzo. Todo lo que existe primero fue una idea y esa idea cuando ya se lleva a la realidad, entonces, se vuelve la segunda creación. Lo mismo ocurre desde el punto de vista divino, Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza y lo creo. Pero primero fue un pensamiento en la mente de Dios. Nuestra mente tiene un poder creativo, nosotros somos hijos del creador de los cielos y de la tierra, y tenemos esa capacidad de ser creativos, por eso es tan importante recordar que Dios nos ha dado un cerebro y aunque usted no lo crea tiene uno. Lo que pasa que no lo usamos lo suficiente. Un amigo mío que se convirtió al evangelio en una de nuestras reuniones cuando estábamos en el cine Reforma, famoso psiquiatra que ya descansa en la presencia del Señor, Dr. Mario Tarragó, decía en sus charlas que “Dios le ha dado un cerebro a cada persona, no muera con su cerebro virgen, úselo”. Dios nos ha dado ese cerebro para que podamos diseñar, pensar, soñar y cuando soñamos en nuestra mente estamos desarrollando la primera creación. La segunda es cuando plasmamos en el mundo real ese sueño.
            Tuve la dicha de nacer en una familia cristiana, y desde niño me vi confrontado a ciertas realidades, la mayoría de los cristianos evangélicos en mi infancia era gente muy sencilla, muy pobre, mi abuela que es mi modelo de fe, una señora analfabeta que amaba a Dios y que la usó poderosamente, tenía en un estrato social de bastante pobreza. Desde niño me vi confrontado a que debíamos cambiar algunas cosas. Que debíamos prepararnos para estudiar, que debíamos salir de la pobreza. Me impresionaba ver que la mayoría de los cristianos, en nuestras iglesias era gente muy pobre. Y aquellos que lograban sobresalir académicamente, iban a la universidad y empezaban a escalar en los niveles sociales se alejaban de la iglesia. Por eso vi la gran necesidad de comenzar una iglesia que pudiera alcanzar a las personas de clase media y media alta y clase alta, si fuera posible. Y así es como surgió el concepto de Fraternidad Cristiana de Guatemala.
            En ese entonces cuando echamos andar la Fráter, yo era joven, tenía 28 años, un rulo a lo Elvis Presley, pero lo mejor de todo no era eso, era que estábamos recibiendo del Señor la inspiración para crear nuestra querida Fráter. Y esa visión de alcanzar a la gente de tal manera que no tuvieran barreras, fue que nos llevó a iniciarnos en el Hotel Guatemala Fiesta, un lugar en el cual la gente podía entrar sin prejuicios, y eso es lo que nos ha hecho crecer. Eran veinte personas para empezar, que creyeron al sueño y visión que Dios me había dado, y así fue como arrancamos nuestras reuniones el 7 de enero de 1979, en el Hotel Guatemala Fiesta. Ese sueño que Dios me dio es lo que hoy llamamos nuestra visión. Y una visión es tener una imagen clara en nuestra mente de lo que queremos ser, de lo que queremos hacer, de lo que queremos que nuestro grupo sea, de lo que queremos que nuestro grupo llegue a ser en la vida.
            Han venido durante estos 34 años diferentes modas en la iglesia, diferentes ondas, diferentes maneras de hacer las cosas, unas han ido y otras han venido pero la Fráter en la Palabra de Dios ha permanecido y aquí estamos firmes, creyendo en lo que el Señor nos ha enseñado en Su Palabra. Y por eso hemos estado enfocados en ser y hacer lo que desde 1979 comenzamos a hacer, y eso es importante que lo sepamos todos y no solamente que lo sepamos sino que lo trasmitamos a las siguientes generaciones. ¿Cuáles son los riesgos que la Fráter enfrenta si olvidamos el sueño por el cual nació Fraternidad Cristiana? El riesgo es que si alguien no conoce la visión y no está en la visión causa división. Pues quieren imponer su propia visión. La Biblia dice que cuando no había rey en Israel cada uno hacía lo que era correcto delante de sus propios ojos. Cuando no hay una dirección clara, cada quien hace lo que cree debe hacer.
            Nuestro enfoque ha sido el mismo desde nuestros inicios. Nuestra visión y nuestra misión no han cambiado. Si alguien no hace suya la visión tendrá su propia visión de lo que debe ser la Fráter, y lo que va a traer es división. Por eso al estar todos en la visión nos permite empujar en la misma dirección. Cuando todos sabemos qué es lo que queremos, cuando todos sabemos cómo lo queremos lograr, entonces los esfuerzos de todos se unen para lograr el cumplimiento de esa visión. Cuando no se comparte con otros la visión su alcance no se multiplica. Tenemos que trasladar a nuestra gente la visión que Dios nos ha dado en la iglesia. Lo mismo ocurre en su empresa, usted debe tener una visión que debe darle a su gente y repetirla, trasladarla y practicarla para que no se desvirtúe y no se pierda el enfoque.
            De qué hubiera servido tener esta visión, de tener esta hermosa iglesia, Fraternidad Cristiana de Guatemala, hace más de 34 años si no se la hubiera compartido a esos primeros 20 y luego a los 21, luego al mil, luego al diez mil, luego a los quince mil, y más de 65 mil personas que se han convertido a Cristo aquí en la Fráter y ahora andan por todos lados compartiendo el Evangelio de Jesús. No sirve de nada tener una buena visión si no hay una compartición de la misma, no hay una distribución. La visión deja de ser ilusión cuando comienza su transmisión y otros la hacen suya, y cuando cada quien hace suya una visión se multiplica el esfuerzo para realizarla. Si tenemos presente la visión o el sueño por el cual nació la Fráter y lo compartimos con otros se multiplica su alcance. Cada vez somos más los que hacemos nuestro el sueño que Dios me dio hace ya más de 34 años.
            Se puede perder la razón de ser y del por qué nació la Fráter, si nosotros no seguimos claro nuestro sueño y nuestra la visión, porque la visión nos muestra el sueño que Dios nos dio. Si la olvidamos corremos el riesgo de desviarnos y de perder la razón de ser y del por qué nació la Fráter. Tenemos que estar claros con esto. Yo les quiero confesar que cuando comenzamos la Fraternidad Cristiana de Guatemala en mis planes no había construir edificios, porque construir edificios requiere esfuerzo extra, gran esfuerzo humano, mental, económico y hay que trabajar extra para hacer todo eso. Yo soñaba con que pudiéramos alquilar locales todo el tiempo, pero cuando la iglesia crece, no hay lugar alquilado que sea suficiente. El salón más grande que existía en Guatemala era el Salón Los Lagos del Hotel Camino Real, llegamos a llenarlo. Llegó el punto en el que ya no cabíamos, nos fuimos de ahí al cine Reforma y ahí estábamos metidos en se cine con 800 butacas, pero no había suficiente parqueo para los carros. No había suficiente espacio para los niños, ellos tenían que sentarse en unas gradas que había atrás de la pantalla de proyección, tenían que sentarse en el monumento que está enfrente del cine Reforma y de la Cámara de Industria. Y ahí les daban clases, se sentaban en las gradas y conforme iba el sol cambiando se iban corriendo para que les diera sombra. Un amigo, dueño de Instalaciones Modernas, me prestó su garaje y su sala y estaba a cuatro cuadras del Cine Reforma y allá iban los niños caminando por las calles hacia esa casa a reunirse.
            Ante tal situación nos vimos en la necesidad de buscar nuestro propio terreno y buscar nuestra propia construcción. Y por eso fue que hicimos las primeras promesas de fe, porque teníamos que comprar un terreno y necesitábamos dinero. Así que la plata la tienen ustedes en el banco –les dije-, suéltenla, compártanla y echamos a andar el proyecto y compramos en la Roosevelt un terreno que es donde está hoy el Centro Comercial Miraflores. Pero no nos dejaron construir, porque esa era una zona arqueológica y no pudimos construir, claro que no compramos todo el terreno, solo compramos la esquina, 21 avenida y Calzada Roosevelt de la zona 11. Diez y ocho meses tratando de construir y no se pudo. Entonces compramos otro, donde estamos actualmente, en el kilómetro 13.5 de la calzada Roosevelt y construimos nuestro edificio. Estamos muy contentos con tener edificios cómodos, adecuados donde podamos reunirnos. Hoy inauguramos el Auditórium de la Zona de Campeones, tuvimos los primeros bautismos, ahí está la pila, ahora ahí se harán los bautismos, es precioso, está en el edificio H de la Zona de Campeones, ahí estuve predicando.
            En los hoteles no teníamos donde bautizar, utilizábamos las piscinas y los turistas salían de los cuartos a ver que estaban haciendo esas gentes. Mi ilusión no era hacer edificios, era levantar una iglesia grande, fuerte, que amara al Señor, que transformara a Guatemala. Pero para ser grandes usted necesita locales grandes. Y construimos todo esto por la necesidad, por eso es importante que tengamos claro cuál es la visión que Dios nos ha dado, para no convertirnos en una colección de edificios nada más. Usted va a Europa y puede visitar cientos de templos hermosos que sirvieron hace muchos años, y son grandes edificios, hermosos museos, pero están vacíos, no hay gente que alabe al Señor. Este edificio sin la presencia de Dios y sin la presencia de ustedes no tiene razón de ser, por eso es importante que tengamos clara la visión. Hoy se bautizaron en agua 84 personas, que se suman al ejército de creyentes, no dejemos que de aquí a cincuenta años solo existan edificios bonitos que hicimos, sino que estén llenos de creyentes llenos del Espíritu Santo, que adoran a Dios, que sirven al Señor, que aman al prójimo.
            Por eso es tan importante conocer la visión de la Fráter. La visión de la Fráter es ser una iglesia cristiana para la familia que proclame el amor de Dios, manifieste el poder del Cristo resucitado y persevere en el orden dado en la Biblia. Veamos las partes: Ser una iglesia cristiana para la familia. Somos una iglesia, no somos un club, no somos un partido político, somos una iglesia cristiana para la familia. Hechos 16:31 dice —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos. ¿Acaso no es el mejor deseo que nuestra familia esté salva? Y Dios siempre está interesado, no solo en salvar al individuo sino en salvar a la familia, y por eso creemos que hay que predicar esa verdad. La familia siempre ha sido un orden divino, la restauración y atención espiritual a la necesidad de cada miembro de la familia es nuestra prioridad. Que tanto abuelos, padres, hijos y todos los miembros sean bendecidos y tengan una excelente relación familiar, y tengan todos una excelente relación con el Padre celestial.
            Desde Génesis hasta Apocalipsis, Dios ha usado familias para cada etapa del desarrollo del plan divino. Dios no llenó la Tierra de gente, Él lo pudo hacer, Dios es Todopoderoso, formó una familia, la de Adán y Eva, y a través de esa familia reprodujo la raza humana. Luego en Génesis 6 dice que hubo tal corrupción en la sociedad que Dios decidió eliminar a la raza humana, pero la preservó a través de una familia, la de Noé con el arca que le hizo construir cuando vino el diluvio. Eliminó a toda la humanidad, excepto a una familia. Dios decidió bendecir a todas las familias de la Tierra por medio de una familia, la familia de Abrahán, porque dijo: En ti serán benditas todas las familias, porque yo sé que tú mandarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos a obedecer mis mandamientos.
            El Nuevo Testamento empezó a escribirse cuatrocientos años después de un silencio que hubo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, y el último mensaje del Antiguo Testamento y el primer mensaje del Nuevo Testamento que dio Juan el bautista son los mimos. Elías y Juan dijeron que venían para restaurar el corazón de los padres a los hijos, y de los hijos a los padres. Jesús no apareció en una nave espacial, Dios lo puso en el seno de una familia, nació de la Virgen María y fue hijo adoptivo de José, para que supiera Jesús lo que es la vida en familia. Y por eso Jesucristo está interesado en que nuestras familias sean salvadas, sean transformadas, sean redimidas, por eso decimos que Fraternidad Cristiana de Guatemala es una iglesia cristiana para la familia.
            Hoy en día hay familias de todo tipo, lamentablemente, y aún una familia que hoy está integrada mañana puede desintegrarse, ¿por qué? porque se muere el papá y ella queda viuda, se muere la mamá, queda él viudo. Se mueren los dos, quedan los hijos huérfanos. Pues no importa que usted sea viuda, que sea viudo, que sea divorciado, que sea huérfano, la Biblia nos dice claramente en el Salmo 68:5 Padre de los huérfanos y defensor de las viudas es Dios en su morada santa. Y si usted no tiene padre, madre, hermanos, aquí en la Fráter encuentra la mejor familia que puede encontrar, aquí va a encontrar padres, madres, hermanos, hijos. Y por eso le animamos a integrarse en una célula donde pueda tener amistad con otras personas.
            Josué 24:15 dice al final de su gobierno Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor. ¿No será ese propósito digno de toda persona? Mi familia y yo, no solo yo, ¿dónde están mis hijos? ¿Dónde están mis nietos? Mi familia y yo tenemos que servirle al Señor, sin no transferimos nuestra fe y nuestra visión, nuestros principios y valores a las nuevas generaciones, no habrá iglesia dentro de unos 50 años, si usted no se asegura que sus hijos crean en Jesucristo, que sus nietos crean en Jesucristo y que adopten la misma fe y la visión vamos a sufrir las consecuencias dentro de muy poco, pero dijimos que la visión es ser una iglesia cristiana para la familia que proclame el poder de Dios. Es que hermanos, Dios es amor y nuestra visión está basada en 1 Corintios 12:13-14, ahí encontramos nosotros el poder de los dones del Espíritu Santo, el amor lo más excelente y el orden que debe de haber en la iglesia. Por eso es muy importante que nosotros tengamos esto claro en nuestras mentes y en nuestros corazones.
Juan 13:35 dice Jesús En esto sabrán que son mis discípulos. ¿En qué? ¿En que llevan una Biblia en la mano, en que cantan juntos, en que dan sus diezmos y ofrendas? ¿Cómo sabrá la gente que somos discípulos de Jesús? En que nos amamos los unos a los otros. No podemos ser discípulos de Jesús y no amar a otro porque tiene otro color de piel. Todos tenemos que amarnos, porque un discípulo de Jesús sabe amar a sus hermanos. Si está bien que amemos a aquellos que son tan ricos como nosotros o aquellos que son tan pobres como nosotros, aquellos que son tan feos como nosotros, pero está mal que no amemos a los demás, aunque sean diferentes, al fin y al cabo todos somos polvo. La Biblia dice que cuando nos morimos el cuerpo vuelve al polvo y el espíritu a Dios que lo dio. Somos polvo, lo que sí tenemos dentro de nosotros es el don de Dios, la vida de Dios, el espíritu que nos ha dado y tenemos que amarnos los unos a los otros.
            Una iglesia que no practica el amor no es discípulo de Jesús. 1 Corintios 13 nos enseña que el camino excelente de todos es el amor. Y el versículo más conocido de todos es Juan, 3:16-17 “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios”. 
Juan 13: 34 “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros”. Por cuando la gente viene a la Fráter dice ahí me siento amado, me siento querido. Marcos Witt dijo en una ocasión, cuando me presentó allá en la iglesia hispana de Lakewood, cuando fui a predicar hace diez años, Fraternidad Cristiana de Guatemala es una de esas pocas iglesias donde he visto a un alto funcionario sentado a la par de una señora de oficios domésticos, y no hay discriminación. Aquí no lo discriminamos a usted ni porque sea muy rico ni porque sea muy pobre, ni porque sea muy guapo ni porque sea muy feo. A todos tenemos que amarlos con todo el corazón.
            Una iglesia cristiana para la familia que proclame el amor de Dios, que lo demuestre. Recibí esta semana la visita de un predicador guatemalteco que reside en México y vino con otro hermano de Estados Unidos, norteamericano, me dijo que estuvo en San Marcos y estuvo hablando con el Pastor Moisés Fuentes y me contó que para el terremoto del 7 de noviembre pasado recibió ayuda de varias iglesias, pero estaba impresionado por el tipo de ayuda en abundancia y en calidad que recibió de parte de Fraternidad Cristiana de Guatemala, porque hemos aprendido amar a nuestros hermanos y a expresarlo con hechos, no solo con palabras. Que importante es amar, pero es una iglesia cristiana para la familia que proclame el amor de Dios, que manifieste el poder del Cristo resucitado. 1 Corintos 12 nos habla de los dones del Espíritu, los dones son necesarios para la edificación, exhortación, la consolidación de la iglesia y ahí están los diferentes dones, dones de fe, de sanidades, de palabra de ciencia, palabra de sabiduría, etc. El poder del Cristo resucitado. Jesucristo dicho en Hechos1:8 “Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra”.
            Si, cuando usted recibe el poder del Espíritu Santo se puede manifestar en señales, pero sobre todo, debe manifestarse en la evidencia que Jesucristo mostró: Recibirán poder y me serán testigos. ¿Qué es lo que hace un testigo? Es dar testimonio, un testigo da testimonio de lo que ha visto, de lo que ha oído, de lo que sabe. Si usted ha recibido el poder del Espíritu Santo, donde más se va a notar el poder de Dios es que usted hable, que usted proclame, que usted sea testigo de que Cristo ha resucitado. ¿Sabe una cosa? Usted y yo somos el cuerpo de Cristo aquí en la Tierra. Jesús es la cabeza y nosotros somos el cuerpo. Las manos de Cristo somos nosotros, los pies de Cristo somos nosotros, el corazón de Cristo somos nosotros, y cuando está el cuerpo de Cristo vivo, cuando está el cuerpo de Cristo resucitado y manifiesta el poder de Dios aquí en la Tierra, entonces vemos señales, vemos milagros, vemos muchas cosas, pero a través de nosotros. He enseñado claramente que el poder del Espíritu Santo y la unción del Espíritu Santo, no está solo en mí como pastor, la unción del Espíritu Santo y el poder del Espíritu Santo está sobre todo el cuerpo de Cristo y usted es miembro de ese cuerpo de Cristo, si usted pone la mano sobre un enfermo va a sanar. Y si reprende a un endemoniado va ser libre, porque Dios le está dando a usted el poder, no tenga miedo de usarlo, Dios le ha dado esas armas espirituales, el nombre de Jesús, la oración y ayuno, la Palabra de Dios, la fe úselas.             Una iglesia cristiana que manifiesta el poder del Cristo resucitado. Lucas 9:1-2 dice “Habiendo reunido a los doce, Jesús les dio poder y autoridad para expulsar a todos los demonios y para sanar enfermedades. Entonces los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos”. Tenemos que manifestar ese poder del Cristo resucitado.
            El tercer elemento en nuestra visión dice: Persevere en el orden dado en la Biblia. En 1 Corintios 14 encontramos como era el tipo de reuniones que realizaban en la iglesia de Corintio. Había un mover del Espíritu Santo ahí, pero había un mover del Espíritu Santo desordenado. Todos hablaban lenguas al mismo tiempo, todos profetizaban al mismo tiempo y eso era desorden. Viene Pablo y les manda la carta para poner en esa iglesia orden, y si algo necesitamos nosotros es perseverar en el orden dado en la Biblia. Este es nuestro manual de conducta, esta es nuestra única norma de fe y conducta. La Palabra de Dios nos enseña cuál es el orden que debe haber en nuestros negocios, con nuestros jefes, con nuestros subalternos, en nuestra familia, el orden que debe haber en nuestras finanzas, el orden que debe haber en nuestras nación, el orden que debe haber en un gobernante. Todo está establecido en la Palabra. Y por eso debemos ser una iglesia que persevere en el orden dado en la Biblia. 1 Corintios 14:40 termina diciendo “Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden”.
            Es importante que aprendamos hacer las cosas de una manera apropiada, y la manera apropiada es la manera en la que se enseña en la Biblia. La gente entra a la Fráter y se asombra, porque no ve niños corriendo de un lado para otro, ellos corren allá donde está hecho para correr, en sus lugares de juego, de diversión y entretenimiento, y ahí cantan. Aquí la gente se sienta y no anda de arriba para abajo por cualquier cosa, hay lugar donde usted va y las chicas se levantan a cada rato. Hay lugares donde la gente está hablando y hablando y no ponen atención, es un relajo, es un desorden, es un escándalo, pero nosotros hemos aprendido a ser una iglesia cristiana para la familia que proclame el amor de Dios, manifieste el poder del Cristo resucitado, pero persevera el orden dado en la Biblia y eso es muy importante.
            Así que memorice la visión, todos los miembros de la Fráter debemos de memorizar la visión de nuestra congregación, esta nos da dirección, nos permite permanecer unidos y nos da inspiración. Memorice la visión Ser una iglesia cristiana para la familia, que proclame el amor de Dios, manifieste el poder del Cristo resucitado y persevere en el orden dado en la Biblia. Así que si le pregunta alguien ¿cuál es la visión de la Fráter? Usted la va a tener en la punta de la lengua. Usted sabe que es lo que somos, qué es lo que hacemos, que es lo buscamos. Por eso en mayo del año pasado presenté en Expolit, Miami, un libro que se llama Escuela paras Padres, y en ese libro hablo ampliamente de lo que es la vida en familia, de lo que debe ser un buen padre, una buena madre, unos buenos hijos, hemos aprendido ahí que es necesario amar para dar seguridad, cuando usted ama a sus hijos, sus hijos crecen seguros, seguros de su identidad, seguros de su función, seguros de su posición, todo padre tiene que conducir a su hijo con amor. La Biblia dice que Dios nos ama y Él es el mejor ejemplo de padre, ¿por qué debemos de amar para dar seguridad? Porque esa es la forma como el Padre nuestro que está en los cielos animó a Jesús.
            Cuando Jesús tuvo 30 años de edad y fue a bautizarse en agua, antes de empezar su ministerio de predicación, de sanación, de milagros, al ser bautizado y salir del agua oyó una voz del cielo que le decía: Tú eres mi hijo amado. Estoy muy complacido contigo. Tenemos que aprender a amar a nuestros hijos y a darles esa seguridad al estimularlos y decirles que estamos complacidos con ellos. Amar para dar seguridad, bendecir para dar prosperidad, corregir para dar carácter, enseñarles a permanecer para triunfar. Por todo eso le recomiendo que compre el libro Escuela para Padres y refuerce su vida en familia, para que usted sea no solamente un espectador de la visión, sino un participante de la visión. Yo quiero animarlos hoy a que no seamos solamente espectadores de la visión de la Fráter y que nos sentemos a ver y decir: yo que el Pastor me pondría un traje negro, yo que el pastor ya me hubiera mandado a poner peluca, yo ya hubiera bajado unas 20 libras de peso, por lo menos. En fin, cuánta cosa podemos nosotros pensar, criticar o cuando sube por acá alguien a cantar, qué fácil es criticar ahí sentado, cuando hay una obra de teatro y alguien actúa, desde ahí es fácil criticar.
            Yo les quiero decir que siempre ha sido uno de los grandes errores de la iglesia, que la mayoría de miembros se han convertido en espectadores, nosotros tenemos que ser actores. No es lo mismo ponerse la camiseta y correr y tratar de meter un gol, y no meterlo o meterlo en la propia portería. Nosotros tenemos que ser participativos. ¿No lo cree? Todos tenemos que participar en la obra del Señor, todos debemos ser activos en la obra del Señor, porque somos un cuerpo. Si Dios me ha dado a mí ese sueño y esa visión de la Fráter y por 34 años hemos estado aquí llevando a cabo la Gloria a Dios, pero si el día de mañana el Señor decide llevarme a Su presencia, pues que voy a hacer, me voy a platicar con mi suegra que ya se me adelantó, con mis hermanos que ya se me adelantaron, con Abraham, con Pablo, con Pedro y con todos los que están allá, pero aquí esta obra descansa no en una persona, sino en el cuerpo y si todos tenemos la visión y todos participamos y somos testigos de Cristo, el Mega Auditórium se volverá chico dentro de poco, porque todos vamos a seguir llevando el Evangelio a otros, trayéndolos a los pies de Cristo y compartiendo lo que Dios ha hecho en nosotros, porque aquí he visto milagros y milagros en la vida de muchos de ustedes.
            He visto a muchos de ustedes venir hasta la coronilla de deudas y enseñarles a manejar sus finanzas, han logrado salir adelante y Dios los tiene ahora solventes. Hoy vi a una señora con cáncer bautizarse en agua, me sorprende que aunque humanamente sepa que está muy enferma, sabe que es más importante estar preparada para el encuentro con Dios nuestro Señor. No importa lo que pase, no importa lo que venga, nosotros debemos ser parte de la visión, no seamos solo espectadores no solo memorice la visión, sea parte de la visión. Si es nuevo en la Fráter o todavía es solo un espectador de la visión, comience por estudiar durante ocho meses una hora y media a la semana en la Facultad de Liderazgo, inscríbase. Comienza el primer domingo de cada mes y en ella aprenderá la doctrina básica de nuestra fe cristiana, sobre liderazgo y conocerá más a fondo la visión de nuestra iglesia. Sea parte de la visión, comparta la visión. Cuando la visión se comparte, su alcance se multiplica. No basta con que usted memorice la visión y sea parte de la misión, conviértase en alguien que comparte la visión para que otros la memoricen y la hagan suya y a su vez la compartan con otros. Compartamos que somos llamados a ser una iglesia cristiana para la familia.
Fraternidad Cristiana de Guatemala http://www.frater.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s