¿Y tú ya naciste de nuevo?

y tu naciste.jpg

¿Y tú ya naciste de nuevo?

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal
entre los judíos. Éste vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos
que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas
señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le
dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no
puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre
nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre
de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo,
que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el
reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es
nacido del Espíritu, espíritu es.

De acuerdo a la palabra de DIOS todos hemos nacido en pecado en este
mundo desde que salimos del vientre de nuestra madre, todos sin
excepción, y esto se da a causa de la desobediencia de Adán y Eva en
el Huerto del Edén. Por eso mismo, el SEÑOR JESÚS le dijo a Nicodemo
que era necesario nacer de nuevo para ver el Reino de DIOS.

En esta vida la educación que se nos ha enseñado en las escuelas y
colegios es que el ciclo de la vida consiste en: nacer, crecer,
multiplicarse y morir.

Y cada año todos y cada uno de nosotros celebramos el día de nuestro
cumpleaños. Algunos llevamos muchos años, algunos llevamos poquitos
años, pero todos hacemos un recordatorio anual del día en que nacimos
aquí.

Sin embargo, hay quienes tenemos dos fechas para celebrar, y es que
todo hombre y mujer que ha entregado su vida a CRISTO JESÚS tiene una
nueva fecha especial en su vida, y es precisamente esa fecha especial
en que reconocieron a JESUCRISTO como su único y verdadero Salvador de
sus vidas. Es el día en que confesaron con su boca que JESÚS es el
SEÑOR, ¡es el día en que nacieron de nuevo! Amén.

Cuando yo era niño mis padres me llevaron a la iglesia y allí estuve
yo creciendo dentro de una congregación cristiana, fui adolescente,
joven y adulto, pero nunca yo había realmente recibido el reino de
DIOS en mi vida. No fue sino hasta que cumplí 30 años en que yo me
encontraba en una situación dificil de enfermedad y llegó a visitarme
a mi casa un siervo de DIOS y me preguntó precisamente si yo ya había
nacido de nuevo.

Mi respuesta fue que yo había nacido y crecido dentro de un hogar
cristiano, pero el siervo de DIOS me dijo que DIOS no tiene nietos,
sino que únicamente tiene hijos.- Me explicó que si mis padres habían
recibido a DIOS en sus corazones, ellos habían nacido de nuevo, eso no
significaba que yo automáticamente ya era hijo de DIOS, así que me
preguntó si yo quería recibir a JESÚS en mi corazón y nacer de nuevo.
Y sin pensarlo respondí; ¡yo quiero!

Casualmente el día en que hice mi confesión de fe era el día de mi
cumpleaños, así que a partir de los 30 yo tengo doble celebración pues
en una misma fecha nací a este mundo y en una misma fecha nací de
nuevo y cuando hice mi confesión de fe mi nombre fue escrito en el
Libro de la Vida. Amén. Luego que creí fui bautizado en agua y en el
Espíritu Santo. Amén.

En la historia de la religión los religiosos nos ha enseñado que todos
somos hijos de DIOS, pero eso no es cierto, porque todos somos
creación de DIOS pero no todos somos hijos de DIOS. La palabra de
DIOS es clara, y el mismo SEÑOR JESUCRISTO nos enseñó en este pasaje
de la Santa Biblia en Juan 3:1-3, que nos es preciso nacer de nuevo
para ver el reino de DIOS.

Así que no importa si cuando nacimos nos llevaron a la iglesia a
bautizarnos, o si nos llevaron a otra iglesia a presentarnos, o si nos
llevaron a otra más a dedicarnos, DIOS establece en su palabra, que
nos es preciso nacer de nuevo, así que es importante hacer una
reflexión en nuestra vida, poner un alto en el camino y cuestionarnos
si realmente hemos nacido de nuevo en CRISTO JESÚS o quizás tenemos
esa duda profunda que nos hace preguntarnos si estamos o no estamos
redimidos con el DIOS TODOPODEROSO.

Haz una retrospectiva en tu vida, y si tú nunca has confesado con tu
boca que JESÚS es DIOS, y nunca le has invitado a que nazca en tu
corazón y reine en tu vida, es preciso que lo hagas para que nazcas de
nuevo y puedas ver el reino de DIOS.

No importa todo lo que hayamos hecho en la liturgia religiosa o lo que
hayamos dejado de hacer, no es por obras que alcanzaremos el reino de
los cielos, sino que es por gracia, es un regalo de DIOS, así que
acepta este regalo en tu vida, porque lejos de DIOS nada somos ni nada
podemos hacer. Sin CRISTO JESUS nada de lo que hagamos sirve. Pero con
CRISTO JESÚS en tu corazón, CRISTO JESÚS representará el cielo para
ti. Sólo con CRISTO JESUS alcanzarás la salvación y vida eterna. Así
que nace de nuevo confesando con tu boca que CRISTO es el SEÑOR de tu
vida, bautizate en agua y recibe también el ESPÍRITU SANTO de DIOS en
ti.

Una vez una persona me dijo que al nacer fue bautizado en agua, y que
luego estuvo por años yendo a una iglesia, pero al explicarle esto,
esta persona se dio cuenta que en realidad, nunca había recibido a
CRISTO JESÚS en su corazón, es decir no era nada solo era un ente
religioso que seguía a otros religiosos, pero no había recibido a DIOS
con él, en él y sobre él. Es decir, nunca había nacido de nuevo.

Y es que la palabra de DIOS es tan clara que no hay posiblidad de
fallas. La Santa Biblia nos enseña que el que cree y fuere bautizado
éste será salvo.

Marcos 16:16
“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere,
será condenado.”

Podemos observar que la palabra de DIOS dice el que “cree”. Este es el
primer requisito. Pero cuando somos bebés no tenemos la capacidad de
creer. Así que hasta que tengas la plena conciencia de creer en
JESUCRISTO como tu único y suficiente Salvador, hasta allí tú ya
puedes seguir el otro mandamiento que se refiere a bautizarte en agua,
para ser salvo, y luego bautizarte en el ESPÍRITU SANTO.

Así que hoy quiero hacerte una pregunta directa a ti que lees estas
líneas, y preguntarte de la forma más sencilla que se pueda: ¿Y tú ya
naciste de nuevo?

Si no lo has hecho, hazlo hoy mismo, aquí y ahora. Haz la siguiente oración:

“SEÑOR JESÚS: CONFIESO QUE SOY UN PECADOR, PERO CONFIESO QUE TE
NECESITO QUE ENTRES A MI VIDA, QUE ME CAMBIES Y ME TRANSFORMES. HOY TE
RECIBO EN MI CORAZÓN COMO MI ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR DE MI ALMA,
TE PIDO MI DIOS QUE TOMES EL CONTROL DE MI VIDA, PERDONA TODOS MIS
PECADOS, QUIERO HACER TU VOLUNTAD, YA NO QUIERO SER IGUAL QUE ANTES,
RENUEVAME, HAZME NACER DE NUEVO, ESCRIBE MI NOMBRE EN EL LIBRO DE LA
VIDA, SÁLVAME, SEÑOR JESÚS. AMÉN”.

Si tú hiciste esta oración ten la plena convicción que hoy tú has
nacido de nuevo al recibir a CRISTO JESÚS en tu corazón, y que tu
nombre ha sido escrito en el Libro de la Vida. Corre a contarle a tus
familiares y amigos y busca una iglesia cristiana evangélica donde se
predique la sana doctrina de salvación. Si lo que te enseñan no está
en la Santa Biblia busca una iglesia bíblica e inicia una nueva vida
en CRISTO JESÚS. Amén.

CARTA DEL DIRECTOR
www.eldiariocristiano.com
email: eldiariocristiano@gmail.com
Derechos Reservados El Diario Cristiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s