¿QUIERE DIOS MI SANIDAD?

jesus-sana

Definitivamente SÍ y no solo quiere sino que puede hacerlo porque Él es el Padre Eterno y el Padre Eterno nos ama con un amor que no tiene final.

DAVID FLORES / EL DIARIO CRISTIANO

Quizás en estos últimos siglos de nuestra era las respuestas a todas las preguntas ya han sido contestadas por aquéllos que tienen el gobierno de la sociedad del conocimiento, y, es más, todo aquello que nos enseñan en las escuelas ya es ley y no hay quien pueda contradecir tal o cual afirmación.

Hoy día todos tomamos como verdad absoluta el hecho de que vivimos adheridos en una roca esférica (la Tierra) que se desplaza por el espacio infinito a miles de kilómetros por segundo, y que a su vez esta roca esférica le da la vuelta a una estrella (el Sol), en cuya órbita giran otra cantidad de planetas, que constituye nuestro sistema solar, mismo sistema que también se desplaza junto a miles de millones de galaxias orbitando erráticamente en un abismo negro.

También en las escuelas se nos enseña que todo lo que vemos fue creado de la nada, y que miles y miles de años atrás hubo una gigantesca explosión que han denominado “Big-Bang” y que de allí surgió la materia, el cosmos, los planetas, los soles o estrellas, los ingredientes para los cocteles de la vida, los animales, el hombre evolucionado, el pensamiento y el razonamiento.

Tanta información que se ha generado que ha llevado al ser humano a dejar de reconocer que tenemos un Dios que nos creó y que cuida de nosotros. Lo más dramático es que la humanidad no sólo ha dejado de reconocer que existe un Dios sino que, además, lo niega, y ahora en lugar de decir que Dios creó al hombre, los “eruditos” dicen que el hombre creó a Dios.

Por esa razón, hoy nos encontramos con millones de personas que viven errantes en una vida que no tiene sentido, porque de sus mentes finitas se les ha quitado al Dios vivo, al Padre Eterno, y creen que son, al igual que los planetas, entes errantes que viajan en un espacio infinito sin propósito, sin esperanza y sin mañana. De allí, surgen las ideas suicidas y de allí surge la maldad.

No se dan cuenta que nuestra misma existencia está encadenada a una serie de leyes naturales, leyes que fueron creadas y decretadas por un Creador, por un Dios Todopoderoso, por medio de su Palabra (Jesús), en caso contrario nada podría existir nada de lo que vemos nunca jamás podría ser.

Por esta misma razón, los científicos cuestionan una y otra vez cualquier cosa que no pueden explicar con las leyes de la física, pero no saben o no quieren saber que el Dios que hizo estas leyes es el Dios que puede alterar sus propias leyes naturales o mejor dicho puede sustituir sus propias leyes naturales excepcionalmente para cumplir sus propósitos en la vida de los seres a quienes Él ama.

 

¿QUÉ DICE LA SANTA BIBLIA ACERCA DE LOS MILAGROS?

En la Santa Biblia vemos desde el Génesis hasta el Apocalipsis una cadena de eventos sobrenaturales que desafían a todas las leyes naturales que conocemos, y primeramente, debemos entender que el Dios que hizo todas las leyes naturales que conocemos las decretó con su Palabra para un entorno que hizo especialmente para la humanidad.

Este entorno se rige por leyes naturales emitidas por Dios, como por ejemplo la Ley de la Gravedad, la Ley de la Termodinámica, etc.; y también se rige este entorno material por ecuaciones matemáticas creadas por Dios, como por ejemplo, la descubierta por Albert Einsten, “E=MC2”, y que aplica a todo ser vivo o inanimado  que existe en el espacio y el tiempo. Pero Dios no está sujeto al espacio y mucho menos al tiempo sino que Dios vive fuera de estas dimensiones porque Él es el que las creó.

Pero definitivamente el Dios vivo gobierna lo físico pero también gobierna sobre lo espiritual, sobre toda su creación divina, todo está bajo su gobierno, porque todo es de Dios.

En el libro de Génesis vemos la caída del hombre, de Adán y Eva, y cómo a partir de allí el ser humano a causa del pecado es apartado de la gloria del Eterno Dios y debe sujetarse a las leyes naturales que hemos descrito.  De allí surge la maldad, las enfermedades, la muerte, etc.

Pero el Dios Altísimo nos trajo su gloria a esta tierra cuando decidió venir físicamente por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien es el reflejo vivo de su poder y de su gloria, siendo completamente hombre y completamente Dios. Y por esa razón, Jesús tiene la toda la autoridad para sustituir conforme a sus propósitos toda ley natural y en su boca tiene la Palabra para que estas leyes le obedezcan.

Vemos en los relatos de los evangelios de la Santa Biblia que durante sus tres años de ministerio Jesús hizo una gran cantidad de milagros, y sanó a miles de personas, y hubo quiénes con solo tocar su manto quedaban limpios de toda enfermedad. Otros, fueron levantados de sus tumbas, como el caso de Lázaro.

Jesús de Nazaret tiene toda autoridad para sanar a los enfermos, para echar fuera a los demonios, toda autoridad es suya, y lo hizo ver ante todo ojo hace dos mil años en Israel su pueblo escogido.

En Marcos 2:9-12 vemos uno de los más fascinantes ejemplos de la soberanía y el poder de Jesús sobre lo material y lo espiritual.

Las Sagradas Escrituras revelan en este pasaje, que le llevaron a un paralítico con la esperanza de que Jesús lo sanara. Jesús le dijo al paralítico:

-Tus pecados te son perdonados.

En ese instante, los eruditos religiosos lo acusaron de blasfemia, porque solo Dios puede perdonar los pecados del hombre.

Veamos lo que dicen las Sagradas Escrituras:

Marcos 2:9-11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda?

10 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):

11 A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.

En ese momento, el paralítico se levantó, tomó su lecho, y se fue a su casa.

Lo extraordinario es que el paralítico no tenía la suficiente fe como para que sus piernas retorcidas se enderezaran y comenzaran a balbucear para caminar. No. En ese momento fue una orden que vino de la boca de Jesús, el Dios vivo. Se emitió una orden al cuerpo del paralítico y esos huesos retorcidos y muertos del paralítico se enderezaron y cobraron vida, todo su cuerpo obedeció al oír la voz de su Creador.

 

¿QUIERE DIOS MI SANIDAD?

Definitivamente Dios quiere tu sanidad, y lo puede hacer. Y vamos a enumerar algunas razones que están en la Santa Biblia que lo afirman.  Veamos:

Marcos 1:40-41 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Jesús sana a un leproso

40 Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.

41 Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.

Por supuesto, en ese instante fue limpio de toda enfermedad.  La voluntad de Dios es buena y es agradable. En este pasaje vemos que Dios no solo puede sanar sino que también quiere. Haz tú lo mismo, híncate ante tu Creador, y pídele que te limpie de toda enfermedad.

Isaías 53:4-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

En Isaías el Dios vivo nos da el fundamento legal para que obtengamos la sanidad para nuestro cuerpo, porque Él mismo llevó todas nuestras enfermedades, y sufrió todos nuestros dolores… y por su llaga fuimos nosotros curados. Cree en la Palabra del Dios vivo y no dudes ni por un instante que su Palabra es viva y hará un milagro en tu vida.

Juan 14:13-14

“Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea Glorificado en el hijo, si algo pidiereis en mi nombre yo lo haré.”

Si tienes fe en su Palabra, debes creer. Aquí no hay ninguna condicionante, es claro, Jesús te está motivando a pedir con fe la sanidad para tu vida, y para recibir lo que has pedido. No hay condiciones, es absoluto. Pedir al Padre en el nombre de Jesús, y Él lo hará.

Marcos 16:18

“Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”

El poder del Espíritu Santo de Dios será transmitido a tu cuerpo y tú recibirás la sanidad, creyendo en la sola Palabra del Dios vivo. Sin intermediaciones, sin sobornos, sin nada. No es el hombre el que impone sus manos, sino que es el poder que viene Dios por medio de su Santo Espíritu

Santiago 5:14-15

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor, y la oración de fe salvará al enfermo y el Señor lo levantará; y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados.”

Está hecho. No hay nada más que hacer. Ve a la iglesia donde se predique la sana doctrina del evangelio de Jesucristo y pide que te unjan con aceite en el nombre de Jesús. No busques que te unja el tele-evangelista famoso, no esperes que te unja el reconocido pastor que sale en la televisión, no esperes sanidad de las manos del hombre. Confía en la Palabra del Dios vivo, solo en su palabra y recibe la oración de fe que te salvará y te levantará.

Juan 16:23-24

“De cierto os digo, que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.”

Pídele con fe al Dios vivo. Jesús es la llave al cielo. En el nombre de Jesús pídele creyendo, sin incredulidad sino con un corazón de niño, que sabe que tiene a su Padre y que su Padre le ama.

La Santa Biblia tiene una gran cantidad de versículos e historias acerca de los prodigios y milagros que ha hecho Dios en la vida de miles de personas. Los autores de los evangelios indicaron que no cabrían las páginas de los libros para contar todas las señales y milagros que Jesús hizo cuando estuvo físicamente entre nosotros.

Hoy tienes una oportunidad para tu vida, hoy tienes en tus manos la decisión de creerle al Dios vivo, y con fe pedir al Dios Eterno. Todo es posible, si puedes creer.

www.eldiariocristiano.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.