minientrada LESBIANAS MATAN A SU HIJO

PAREJA DE LESBIANAS ALIENADAS POR LA TEORÍA DE GÉNERO MATAN A SU HIJO DE 9 AÑOS PORQUE QUERÍAN CONVERTIRLO EN NIÑA

BRASIL

 

BRASIL. Un niño de 9 años fue castrado y asesinado por una pareja de lesbianas quienes querían que él fuera una niña, a lo que el resistió hasta que le dieron muerte.

DAVID FLORES / EL DIARIO CRISTIANO

Alienadas con los supuestos postulados de la teoría de género una pareja de lesbianas, una de ellas, la propia madre del menor, le hicieron vivir un infierno a un niño pues ambas querían tener una niña como hija.

El diario argentino El Clarín, informó que esta noticia no solo sacudió a Brasil, sino que al mundo entero, luego que Rhuan Maycon, un pequeño de sólo 9 años, fue asesinado por su madre y la novia de esta. ¿La razón? La pareja, en realidad, quería una niña.

El crimen ocurrió el 31 de mayo pasado y fue perpetrado por Rosana Cândido, de 27 años y Kacyla Pessoa, de 28 años, quienes hoy guardan prisión.

Luego de ser capturadas las mujeres lesbianas confesaron que aproximadamente un año atrás, y siempre con la intención de convertirlo en una niña, Rhuan había sido sometido a una operación por ellas mismas quienes le amputaron el pene y los testículos. Además, le dejaron crecer el cabello y lo vestían permanentemente con ropa femenina.

Las permanentes negativas del pequeño a estos cambios motivaron a la madre y su pareja a terminar la vida del niño, que falleció tras recibir doce puñaladas mientras dormía.

El menor les recordaba al padre

El Diario El Mundo, de Madrid, publicó en sus noticias que las mujeres lesbianas no querían un niño sino una niña, y como no soportaban la idea de tener un hijo varón no se les ocurrió otra cosa que matarlo a sangre fría.

Además, según apuntan los investigadores, le vestían con ropa de niña y le dejaron el pelo largo, algo a lo que el pequeño se resistía, por lo que decidieron acabar con su vida.

Cuando fueron arrestadas, reconocieron el crimen y afirmaron que el niño era una carga para su relación de pareja. La madre llegó a asegurar que sentía “odio” por el pequeño porque le recordaba a su padre, que supuestamente la había maltratado en el pasado.

Quisieron deshacerse del cuerpo

El diario español, ABC, relata que tras asesinarlo, intentaron deshacerse de su cuerpo, aunque no lo lograron. Quemaron parte del cadáver del pequeño en una barbacoa, mientras que escondieron otros restos en una maleta que arrojaron en una alcantarilla y en dos mochilas que guardaron en su propia casa.

Tras ser detenidas, ambas confesaron el crimen, informan varios medios. Según dijeron ellas mismas a los investigadores, usaron «herramientas rudimentarias» para castrar al pequeño porque «quería ser una niña».

TEORÍA DE GÉNERO Y ESTADO.

En esta publicación estaremos conociendo la lucha que se ha iniciado en Argentina en contra de las posiciones que intentan introducir la teoría de género a la educación de los establecimientos educativos del país.

Ha sido Argentina uno de los países cuyos líderes cristianos evangélicos han convocado a múltiples marchas en contra de la obligatoriedad de esa teoría en las aulas. Hoy conoceremos la postura de una de las iglesias evangélicas de Argentina referente a la teoría de género.

IGLESIA EVANGÉLICA LUTERANA ARGENTINA:

NUESTRA POSTURA SOBRE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

La ideología de género es un conjunto de ideas anticientíficas, que con propósitos políticos, desarraigan a la sexualidad humana de su realidad natural y explican la sexualidad humana sencillamente por la cultura. Esto significa, que ahora la variable significativa a la hora de explicar la sexualidad humana pasa a ser las relaciones culturales y la sociedad, donde el factor fundamental es la auto-percepción, en contraposición a una sociedad que “me impone” lo que tengo que ser.

La filosofía de la ideología de género, desarraiga a la sexualidad de su naturaleza y desarraiga por ende todos los límites, porque la naturaleza es la que nos limita. La ideología de género, le abre las puertas a las peores perversiones avaladas por la cultura y aceptación social, de los cuales ya tenemos varios ejemplos en Europa y países del primer mundo, (pedofilia, zoofilia, necrofilia, entre otras). Por este motivo, la ideología de género no es compatible con la biología y la ciencia seria.

El nacimiento de la línea de pensamiento sociopolítico que provocó gran convulsión social, se produjo en la llamada “escuela de Frankfurt”, quienes a principios de los años veinte gestaron el concepto de “marxismo cultural”. Estos proclamaban que había que extirpar por todos los medios la cultural cristiana occidental en una auténtica batalla cultural. Esta línea de acción debía dirigirse hacia todas las instituciones del estado: escuelas, universidades, ministerios gubernamentales, periódicos, medios de comunicación en general, así como a industria del ocio. Desde ellas, debía extenderse una contra – cultura que minase los fundamentos y las convicciones de la cultura cristiana occidental, para que así la población una vez debilitada y manipulada en sus convicciones, pudiera adherirse a los ideales marxistas que antes habían sido rechazados en forma natural, al haber sido asociados con un pensamiento muy politizado, caduco y devaluado. El marxismo cultural se mantuvo como un pensamiento teórico desde finales de los años 30, eclosionó a partir de la década del 60, con las mencionadas revoluciones sexuales, estudiantiles, etc y se esta desarrollando hoy en día, a pasos agigantados en nuestra sociedad, a través de su brazo ejecutor, la ideología de género.

Por otra parte, la Iglesia Luterana Argentina, que sienta sus bases en La Biblia, Palabra de Dios, entiende que estas enseñanzas de la ideología de género no son compatibles con la enseñanza bíblica que nos ha sido legada como orientadora del camino a seguir como cristianos e hijos de Dios. Claramente leemos en ella: “Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” (Génesis 2:21-24). En relación a esto, los fundamentos e ideario institucional de la IELA, responden a la enseñanza bíblica antes mencionada, no siendo de ninguna manera compatibles, (la ideología de género),  con lo que la Biblia nos enseña. Como cristianos, somos tolerantes y respetuosos de la diversidad y las diferencias, y hemos de aceptar en las aulas de nuestras escuelas a alumnos de diversos contextos y familias, sin hacer discriminación alguna, pero siempre con la claridad de saber los padres, que cuando inscriben a sus hijos en un colegio luterano de la IELA (como cualquier otro colegio privado religioso), están aceptando el mandato fundacional e ideario institucional del  mismo, y por lo tanto las respectivas enseñanzas que de ellos derivan. Estos mismos principios son aplicables al cuerpo docente de dichas instituciones, donde cada uno antes de solicitar y aceptar un puesto laboral en una institución de la IELA, debe tomar conocimiento y aceptación de estos documentos que dirigen y orientan toda la labor educativa cotidiana.

Específicamente en relación a la ideología de género, que no posee base ni aval científico alguno, defendemos como iglesia y como escuelas, el no adoctrinamiento a partir de las ideas de una  pequeña parte de la sociedad, dejando de respetarse los principios de nuestra fe y enseñanzas, que fueran previamente aceptadas por cada uno de los ingresantes de nuestras instituciones educativas,

Por este motivo, expresamos respeto hacia las opiniones diferentes, pero exigimos con firmeza ser respetados por la sociedad, y por las  autoridades en todos los niveles. En el caso de aprobarse una ley que avasalle las enseñanzas de la Palabra de Dios, y violente nuestras conciencias, no nos someteremos a ella, y nos declararemos en legítima rebelión. No admitiremos ser discriminados por nuestra enseñanza y nuestra práctica, las que hacen a la esencia de nuestra  iglesia luterana desde hace muchos  siglos.

Es tiempo de palabras claras y posturas firmes, aunque estas acarreen consecuencias dolorosas. Nuestra convicción y nuestro testimonio  lo demanda. Con nuestros hijos no se metan.

 

Pastor Carlos Nagel

Presidente de la IELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.