EL CENTRO DE TU IGLESIA SÉ JESÚS…

LA SANGRE DE CRISTO TIENE PODER ! ! !

EL CENTRO DE TU IGLESIA SÉ JESÚS…

David Flores / el Diario Cristiano

Durante siglos ha existido una institución denominada iglesia y durante siglos las autoridades de la iglesia han fallado, por una u otra razón. Sólo la Palabra inspirada por el Santo Espíritu de Dios ha permanecido intacta por medio de la Santa Biblia, sin modificación, porque ha sido Palabra nacida de la boca de Dios.

Hoy día, al igual que durante los primeros siglos de la iglesia, vemos que las autoridades de la iglesia siguen cometiendo errores, pero la Santa Palabra de Dios ha permanecido y permanecerá por los siglos de los siglos.

Luego de la reforma protestante se abrió la puerta al hombre y a la mujer, al niño y al viejo, al rico y al pobre, a todo el mundo se le dio la oportunidad de tener acceso a la Santa Palabra, y de allí surge la reproducción del libro más vendido en toda la historia de la humanidad la “Santa Biblia”.

En pleno siglo veintiuno la Palabra de Dios está llegando a todo el mundo por todos los medios, impresos o electrónicos. En la mayoría de los países existe la libertad de culto, y la iglesia de Cristo está jugando un papel histórico como nunca se había visto.

Cada día hay más iglesias cristianas como nunca las había habido en otro tiempo, y esta primavera de evangelismo quizás nunca se volverá a ver hasta la segunda venida de Cristo.

Por esta razón, hay que estar atentos para no caer con falsos enviados de Dios para proclamar su Santa Palabra, porque la misma Palabra dice:

(Lc. 13.25-27)

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Por eso, la Santa Biblia nos indica que Dios no habita en templos hechos por la mano del hombre, sino que habita en nosotros que somos el Cuerpo de Cristo.

Hay que estar atentos y no dejarnos engañar, ni tampoco dejarnos llevar por aquellos que se llaman siervos de Dios, pero no hacen su voluntad. Que no nos engañe la fachada de santidad, o las mega construcciones de templos hechos por mano del hombre, sino más bien, busquemos al Jesús vivo que dio su sangre por nosotros pecadores.

La moda de las iglesias VIP (Very Important People) ha generado que las mismas tengan apariencia de que Dios está allí por la imponencia de la arquitectura, no obstante, lo más importante es verificar si quienes las dirigen están llenos del amor, de la paz, y del Santo Espíritu de Dios.

Mateo 7:13-14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La puerta estrecha

(Lc. 13.24)

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Recordemos que no todo lo que brilla es oro. Miles y miles acuden a los templos cada fin de semana, como un acto religioso, para lavar los pecados de la semana, y por esa razón, poco les interesa si allí en ese lugar está la presencia de Señor.

Los templos grandes o pequeños, construidos con la mano del hombre, no son el problema. Hay mega iglesias donde está evidentemente la presencia de Dios y hay iglesias pequeñas en donde Dios no está.

Pero también hay mega iglesias que están pintadas de blanco por fuera, pero como sepulcro por dentro. Y hay iglesias tan pequeñas y humildes en donde brilla y habita el Santo Espíritu de Dios. Hay de todo.  Lo importante es identificar si al lugar en el cual nos congregamos habita está la mano de Dios, y una de las formas más simples de saberlo es conociendo el fruto de los líderes de las iglesias sean grandes o pequeñas:

Mateo 7:15-20 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Por sus frutos los conoceréis

(Lc. 6.43-44)

15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

De esta forma, queda evidencia de que a todo el mundo podremos engañar, pero a Dios jamás le podremos engañar.

Sirvan estas líneas para orientar y no para destruir, que todo a aquél que se llame cristiano, que escudriñe las escrituras, y que busque el fruto del Espíritu de Dios en aquellos que son los líderes de su iglesia local.  La vida eterna de sus hijos, hijas, cónyuge está de por medio.

Ningún cántico cristiano de adoración quedaría mejor para concluir esta publicación, como aquél que dice: “El centro de tu iglesia sé JESÚS… el centro de tu iglesia sé JESÚS; desde el principio y hasta al fin, CRISTO, CRISTO…”.

http://www.eldiariocristiano.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.